El envejecimiento en términos biológicos se define como el proceso por medio del cual un ser vivo sufre una serie de cambios y reducciones funcionales a nivel celular y orgánico que aparecen con el paso del tiempo y no son consecuencia de enfermedades ni accidentes.

El envejecimiento en los seres humanos según algunos especialistas, se inicia a los 40 años. A partir de este momento nuestro cuerpo comienza a funcionar de manera más lenta a nivel metabólico, por cual cada célula, tejido y sistema disminuye su capacidad de auto-regeneración, dando paso a diversos padecimientos propios de la edad.

Este tema ha sido uno de los más estudiados por la ciencia médica, por cual se ha investigado sobre diversas formas de reducir, en medida de lo posible, esta ralentización de la regeneración celular.

Una de las alternativas con mejores efectos y mayor potencial ha sido el uso de Campos Electromagnéticos Pulsados (CEMP) ya que el principio del mismo es la estimulación celular por medio de frecuencias de baja intensidad que producen una mayor absorción de nutrientes en cada célula y mejora su capacidad de regeneración, disminuyendo así la velocidad con que los tejidos envejecen, pierden elasticidad y capacidad de sanar.

Diversos padecimientos producto del envejecimiento natural como trastornos rítmicos del corazón, problemas en el sistema linfático, hemorroides, problemas urinarios, osteoporosis, hipertensión, dolores rectales productos del estreñimiento, entre otros; están siendo exitosamente tratados por medio de los CEMP abriendo un nuevo campo en el tratamiento clínico del envejecimiento demostrando que podemos llegar a ser mayores sin que necesariamente signifique una disminución drástica en nuestra calidad de vida.

You must be logged in to post a comment.