Como hemos mencionado en nuestro blog sobre El estómago y las emociones Parte l, los sentimientos y emociones están íntimamente ligadas a los padecimientos que tengamos en nuestro sistema digestivo. Detallaremos algunos padecimientos que trascienden de emociones específicas.

1) INTOLERANCIA Y ENFADO:

– Alergias a los alimentos, enfermedad celiaca, infecciones estomacales, náuseas y vómitos (definitivamente no lo tolero).

– Acidez estomacal: problemas o conflictos sobre todo con la familia, aquí hay que revisar los conflictos que se han tenido, y estar esperando los que vienen (el caos se puede desatar en cualquier momento).

– Infecciones estomacales: no me puedo defender o quitar de esto que tanto me afecta y me hiere. Me siento profundamente invadido y/o sometido.

– Diarrea: La diarrea constituye un modo de no integrar la realidad que está teniendo lugar, un deseo de huir, de evitar una situación (desearíamos que hubiera terminado antes incluso de haber empezado) un rechazo a asimilar una experiencia considerada tóxica, “una jugarreta”, ya sea por miedo o porque es del todo inaceptable.
“No acepto lo inaceptable”. “He tragado una cochinada que no quiero digerir”. “He comido porquería”.
Alguien o algo nos han herido en los sentimientos (conflicto de carencia de amabilidad) y estamos enfadados e indignados. Nos detestamos y nos castigamos por no ser capaces de enfrentarnos a las cosas y superar los problemas que se presentan.
En lugar de eso, preferimos retirarnos (huir) a un lugar tranquilo y solitario (baño) para que las cosas pasen, que sigan su curso.

– Pólipos: emociones que se endurecen dentro y que no estoy dispuesto a ver de nuevas formas.

– Estreñimiento o constipación: tiene que ver a nivel emocional con no querer o no poder soltar algo, o no poder dejar ir a alguna persona, o no poder perdonar o liberarme de algo que ya tengo que soltar o dejar y no quiero o no puedo hacerlo.

– Cáncer y Tumores: Cuando la intolerancia o el enfado son fuertes y frecuentes, el cuerpo recibirá la información de que se necesita “más estómago” para desmenuzar la experiencia, y entonces vienen los tumores y el cáncer de estómago, que son un crecimiento falso y desproporcionado. En el cáncer de estómago el cerebro registra “algo muy grande y complejo de digerir”, así que envía la información de generar más ácido estomacal para que esto pueda ser desmenuzado y digerido, y esto provoca demasiado ácido en el estómago o una proliferación de células (cáncer) para que se pueda digerir ese “gran pedazo” que no es posible digerir.

2) INCERTIDUMBRE E INSUFICIENCIA:

– Hernia de hiato: necesito amor y reconocimiento profunda y desesperadamente. Hay que considerar que el amor y el afecto son el alimento espiritual, cuando faltan o están en duda, el hiato, que es la válvula que abre y cierra para dejar pasar el alimento, esta tensa constantemente a recibir ese alimento afectivo.

– Gastritis: me enfurece, me quema, me hiere profundamente. Louise Hay dice que la gastritis es: incertidumbre prolongada y sí, cuando estamos viviendo una situación donde tenemos que esperar, y donde no sabemos cuál va a ser el resultado, y además no tenemos control sobre esa situación, llenándonos de impaciencia y cólera.

– Dolores estomacales, inapetencia o comer demasiado: no me siento llena ni satisfecha (afectivamente).

3) MIEDO:

– Calambres estomacales, diarrea, nauseas: temo no poder enfrentar esto.

– Cáncer: necesito urgentemente digerir esto antes de que suceda algo peor. Sensación de poder morir, o de que algo que nos importa demasiado muera (apego fuerte, amarre).

– Comer en Exceso: El estómago está emocionalmente ligado a la comida, el amor, el afecto, la supervivencia, la recompensa y a la madre. Sustituimos nuestra necesidad de afecto y amor por comida en momentos de pérdida, separación o muerte, o para mitigar tensiones económicas o materiales, etc.

You must be logged in to post a comment.