Las energías de nuestros órganos pueden fluir mejor con estiramientos zen. Si se realizan de manera periódica se pueden tener muchos beneficios para nuestro cuerpo, mente y ánimo.

  1. Mantén controlado el estrés

Estimulará el meridiano de vejiga, que afecta al flujo de energía, la purificación y la regeneración.

  • Siéntese con las piernas dobladas tocando el pecho y agárrate los pies por fuera.
  • Al inspirar, estire lentamente las piernas empujando hacia delante los brazos y la espalda, mientras esta no se curve.
  • Estire más las piernas, doblando ligera mente la espalda y espirando al tiempo.
  • Visualice el círculo de energía que desde los pies sube por piernas y cadera, surque la espalda, desemboca en brazos y manos, y de nuevo, al tocar, va a parar a los pies.
  • Repita cinco veces.

  1. Mejora tus defensas

Incidirá en el triple calentador, un meridiano relacionado con la inmunidad, la circulación y la defensa emocional.

  • Con las piernas más separadas que los hombros, entrecruce los dedos de las manos y elévalas. A la altura del pecho gire las palmas hacia arriba y llévelas por encima de la cabeza, sin levantar los hombros.
  • Gire el cuerpo hacia atrás por la derecha y dobla el tronco a la izquierda, llevando el peso a la pierna derecha.
  • Comience el giro al inspirar y, cuando note tensión en la pierna izquierda, exhale.
  • Visualice la energía que va del pie derecho al centro de la cadera, suba por el tronco y se bifurca hacia el codo derecho y la axila izquierda.
  • Repita cinco veces a un lado y otras tantas al otro lado.

  1. Aumente la potencia creativa

Activará el meridiano de la vesícula, relacionado con cooperación, adaptabilidad, expresión y desbloqueo.

  • Siéntese en el suelo sobre los isquiones, con las piernas abiertas y relajadas. Entrelace y eleva las manos.
  • Inspire y gire el tronco a la derecha, sin curvar la columna. Si te cuesta mantener la columna recta, doble ligeramente las rodillas.
  • Alargue el tronco y, exhalando, inclínelo hacia la izquierda. Respire tres veces en la postura.
  • La energía circula por el exterior de la pierna hacia la que se inclina, por el interior de la otra y por el costado abierto.
  • Repita cinco veces a cada uno de los lados.

You must be logged in to post a comment.
Menu